• El alcalde, Augusto Hidalgo -quien participó en la prueba- y el concejal de Deportes, Aridany Romero, estuvieron presentes en la prueba de fin de año, consolidada como una de las más importantes del país por capacidad de convocatoria
  • Más de 7.300 personas participaron en esta edición, con representación de hasta 45 países

Las Palmas de Gran Canaria se ha cubierto de color y de ambiente festivo con la 20º edición de la Carrera San Silvestre, que se ha convertido en el mejor colofón solidario, lúdico y deportivo de la ciudad en este 2022 con la participación de 7.330 personas. 

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo -quien incluso corrió en la prueba-, el concejal de Deportes, Aridany Romero, y el concejal de Seguridad, Josué Íñiguez, estuvieron presentes, junto con el consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, Francisco Castellano, en esta cita consolidada como una de las más importantes del país en cuanto a capacidad de convocatoria. 

Francisco Cabrera ha sido el ganador de la prueba con un tiempo de 18:00, seguido de Saúl Castro y Alejandro Rodríguez, mientras que la noruega Live Solheimdal ha sido la primera mujer en alcanzar la meta (20:35), seguida de la Italia Giulia Vettor y de Vanessa Reina Rodríguez.  

La prueba, que este año cumplía su vigésimo aniversario tras las dos últimas ediciones virtuales -a causa de la pandemia- ha recorrido en esta ocasión la calles León y Castillo, Torre Las Palmas, Avenida Marítima, sentido Norte y Sur, Muelle Las Palmas, Rafael Cabrera, Munguía y Francisco Gourié, cubriendo así un total de 6 kilómetros. 

Previamente, los más pequeños disfrutaron de la carrera infantil -hasta 13 años-, que ha contado con un itinerario de 600 metros que ha servido de antesala a la carrera grande. 

Hidalgo destacó la “excelente respuesta de la ciudadanía tras dos años en los que, con motivo de la Covid-19, celebramos esta prueba en su versión virtual, retomándola este año con un ambiente festivo espectacular que ha contado, además, con una participación cada vez más internacional, con más de 40 países representados en esta cita”. 

Por su parte, Romero explicó que “después del parón producido por la pandemia, volvemos a una edición de la San Silvestre presencial, masiva y multitudinaria; con más de 7.000 hombres y mujeres en un evento que combina la música, el color, la diversión e incluso el ambiente del carnaval, con la amplia presencia de personas que ha acudido con su disfraz, así como los más pequeños e incluso corredores que han ido acompañados de sus mascotas”. 

“A través de esta propuesta solidaria también estamos conquistando nuevas zonas de la ciudad, que era una petición histórica. Solo lo hicimos en pasadas ediciones de la Gran Canaria Maratón, pero ahora con la Silvestre hemos alcanzado un nuevo enclave por primera vez como es la Avenida Marítima, algo que ha sido acogido de manera muy positiva por la mayoría de los participantes”. 

El máximo responsable del IMD anticipó que “el factor competitivo será el siguiente elemento a conquistar en la San Silvestre. A nivel solidario y lúdico hemos alcanzado los niveles de convocatoria de las principales pruebas nacionales, siendo incluso la tercera del país con más de 12.000 participantes en 2019. Ahora queremos igualarnos a las citas nacionales más importantes en ese ingrediente competitivo, que es lo que queremos impulsar de cara al próximo año”.  

La recaudación de la prueba irá destinada a las cinco ONGs elegidas en la correspondiente votación llevada a cabo por los corredores en la propia inscripción, en este caso Aldeas Infantiles SOS, Apaelp, Médicos del Mundo, Pequeño Valiente y la Fundación Canaria Yrichen. 

Back to top